Tratamiento del VPH con láser

>Tratamiento del VPH con láser
Tratamiento del VPH con láser 2018-12-05T14:29:31+00:00

Tratamiento del VPH con láser

Tratamiento eficaz para el VPH

Médica Graduada en la UNB

Especialista en Ginecología y Colposcopia

Postgrado en Práctica Ortomolecular en Medicina (PUC)

Extensa Formación Académica en Brasil y en el Exterior

Adecuado de la Medicina Integrativa

Más de 25 años dedicados al servicio de la mujer

 

Las Enfermedades Sexualmente Transmisibles (ETS) son muchas y cada año se están volviendo más frecuentes entre hombres y mujeres. Muchas veces nosotros no nos prevenimos contra las ETS por desconocimiento o descuido.

Una de las consecuencias de la ETS es la alta incidencia de cáncer de cuello uterino, siendo la segunda neoplasia femenina más frecuente. La gravedad de esta enfermedad propició estudios realizados por clínicas ginecológicas de todo el mundo. En estos estudios se verificó que el Virus del Papiloma Humano (HPV) está presente en más del 95% de los casos de cáncer de cuello uterino y en un 26% a 50% en el cáncer de pene. Sin embargo, los cuidados en el diagnóstico y tratamiento en el hombre deben ser igual a los tomados en el caso de la mujer, por tratarse de una ETS y por el hecho de que el hombre puede ser un transmisor asintomático.

El tratamiento de las lesiones por VPH en la mujer y en el hombre utilizando LASER de CO2 (o Érbio) presenta la ventaja de ser el único método que puede ser utilizado con anestesia local, sin contacto directo con la lesión (poco riesgo de contaminación cruzada), bajísima la tasa de infección por ser bactericida y no deja cicatrices en la inmensa mayoría de los casos.

 

En la presencia de condilomas acuminados obvios (verrugas) éstos no sólo deben ser retirados como debe ser hecha ablación en barrido con LASER en la piel vulva normal circundante para disminuir el riesgo de recidiva.

El Láser de CO2 es el único tratamiento de la infección del VPH que puede ser utilizado en todas las localizaciones en el tracto genital: vulva, vagina, cuello uterino, ano, meato uretral y perineo. El Láser de CO2 es ampliamente utilizado en los países desarrollados, siendo que en Brasil los estados de São Paulo y Río de Janeiro son los que concentran el mayor número de equipos para uso en Ginecología.

En Brasilia nuestra clínica es pionera en disponibilizar esa tecnología con los innegables beneficios para los pacientes, muchos de los cuales ya han intentado otros tratamientos sin éxito.

 

¿Cómo se diagnostica el VPH?

Clínico, penoscopia y captura híbrida. Clínicamente es una lesión verrugosa y comúnmente llamada “Cresta de Gallo”. La penoscopia es la aplicación en la región genital con una toalla humedecida con ácido acético al 5%, pudiendo revelar verrugas subclínicas que aparecen como áreas blanquecinas. La captura híbrida es un examen hecho por medio de un cepillado pene y uretral con el objetivo de buscar la presencia del ADN del virus VPH – actualmente es el examen más sensible para este diagnóstico.

 

¿Cómo se trata el VPH?

Las verrugas visibles pueden ser tratadas a través de cauterización química con algunas sustancias entre ellas la podofilina, criocirugía, electrocauterización o tratamiento con láser. El único objetivo realista del tratamiento local en la infección por VPH es quitar verrugas visibles y reducir cualquier signo y síntomas que un paciente pueda presentar a causa de la infección en la verruga. La curación definitiva aún no es posible.

 

¿Por qué Tratar?

Esta es una cuestión muy importante y merece algunas consideraciones:

 

  1. Al eliminar las lesiones HPV inducidas con algún tipo de cauterización, estamos estimulando el sistema inmunológico en la eliminación del virus.
  2. La eliminación de las lesiones puede prevenir su transmisión.
  3. La infección por el VPH es una ETS y, como tal, debe ser diagnosticada y tratada, además de aprovechar la oportunidad para investigar otras ETS, evaluar y tratar a los socios contaminados.

 

¿El Tratamiento del Socio Interfiere en la Evolución de la Socia?

Este es un tema que viene siendo abordado últimamente y existen trabajos evidenciando que el tratamiento del compañero no interfiere en la evolución de su compañera, y otros trabajos, en que el tratamiento del compañero y el uso de condón disminuyen las recidivas. Sin duda alguna en el caso en que la pareja tenga sólo relaciones sexuales entre sí resulta más difícil explicar el mayor índice de recidiva, pues estarán involucrados los mismos tipos virales y la inmunidad de cada uno es que determinará la evolución de la enfermedad. Como es difícil asegurarse de que la pareja es monogámica, el enfoque del socio no está invalidado, además, el socio puede presentar otra ETS asociada, y como portador de una ETS debe ser evaluado y tratado lo más temprano posible.